El proyecto consistía en la Rehabilitación integral del antiguo Pazo de Santa María, en Arzúa, formado por la casa principal y una serie de casas de caseros, cuadras y construcciones auxiliares, que se encontraban en un avanzado estado de deterioro.

Actualmente, se trata de un complejo hotelero de Hospedería y Turismo Rural, compuesto por 16 habitaciones, dos de ellas suites, en un bello entorno de más de 36.000 m2 de jardines y prados.