Tras el primer encargo satisfactorio de las instalaciones de la Clínica Dental Arzúa, el cliente nos encargó las obras de reforma y acondicionamiento de su nueva sede, en un local de mayor superficie, una morfología más complicada, pero con unas interesantes posibilidades de iluminación natural, especialmente requerida para las salas de espera y los gabinetes. Se trató de conseguir la máxima optimización del espacio, de aprovechar todas las posibilidades de la luz y se apostó por una estética muy limpia, luminosa y elegante.